Ir al contenido principal
Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel.
Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 


Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 

De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 


Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para emborrachar a una persona de mediana estatura. Pensé que si yo hubiera hecho un intercambio académico como el de Natalia aquí viviría, atascándome de cerveza y agualoca para terminar intentando escalar la columna de la izquierda de la catedral y tocar la rana de la suerte.  

A Natalia la dejamos a los días para seguir con el recorrido. 

Zamora:
Yo de Zamora no tenía mucha idea. El buen Cristián Gomez Olivares  nos dio un recorrido y nos señaló esta construcción a la derecha de la foto y nos dijo que ahí, alguien le había dicho, había vivido el Cid. No quise compartir mi ignorancia y asentí, hice una nota mental en mi lista interminable de lecturas pendientes y dije, tomaré una foto y cuando termine el Cantar de mio Cid veré la foto y me diré: pendejo y tú que no sentiste nada. Aunque luego me pensé más del lado de los Moros que del Cid y se me quitó un poco la vergüenza. 
Cristián fue tan amable de alquilar un carro para ir a un lugar llamado Toro, en este lugar comimos súper rico y entramos a ver una iglesia 
que tenía un cristo acostado que me recordó un poco a mi suegro una vez que tuvimos que levantarlo Ciro y yo porque se había desmayado durante su enfermedad y pensé estúpidamente en tomarle a Granola esta foto para recordar la relación. Pero bueno ya está.   



 Cristián y Damaris nos dieron posada, y aprovecho para agradecerles sus ya varios favores que espero algún día pueda retribuir. 

Toledo:
A toledo nos fuimos todas las Vargas y dos de sus galanes: Alex y su servilleta, además de la amiga de Natalia. Me puse una borrachera de la que no tengo muchos buenos recuerdos y comimos pasta muy mala que preparó Granola.

 Málaga:
Tenía aproximadamente 7 años que no volvía a Malaga. En 2010 fui a recibir el premio Emilio Prados y fueron pocos días, además de que claro los viví con euforia y poco turismo.  Aún así la encontré cambiada. Muchos más museos de los que recordaba. 

 El Centre Pompidou de Málaga fue una grata sorpresa, expandí los Limites de Colonia Libertad hasta una banca próxima al museo.
Estaba en exhibición una muestra sobre utopías y esta pieza en general me impresionó mucho: mi cielo es rojo, Otto Freundlich de 1933. 
En Málaga visitamos a Isabel Bono y a Alberto.  Nos llevaron a ver los Verdiales, y claro, tomé muchas fotos, les comparto esta:  
en Málaga nos divertimos mucho, fuimos a varios museos, en verdad es la capital de los museos. Subimos a la Alcazaba, el fuerte que se encuentra sobre el monte y el castillo de Gibralfaro.  Aquí resistieron los musulmanes lo que pudieron, unos 4 meses, los embates de los Reyes Católicos. Aquí, me gustaría también imaginar  resistieron los republicanos (tomando en cuenta que es en realidad un fuerte) el asedio de los nacionales apoyados por soldados italianos. Pero de esta historia dice nada o poco la muestra del pequeño museo del Castillo de Gibralfaro. 

                  CONTINUARÁ...







Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.